Los debates, fundamentales para la transparencia

Asociación por los Derechos Civiles (ADC)

Desde la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) fomentamos la participación activa de la sociedad civil en el ámbito público. En tal sentido, bregamos por políticas de transparencia desde el Estado que faciliten la rendición de cuentas. La transparencia es indispensable pues se trata de una condición ineludible del funcionamiento en los Estados democráticos. La transparencia de los actos de gobierno permite el control y la participación de la ciudadanía en las cuestiones públicas.
Por este motivo, creemos que los debates presidenciales son esenciales para una mayor transparencia de la cuestión pública.

En primer lugar, es importante destacar que los candidatos tienen que poder presentar sus programas. El debate es una oportunidad para que los candidatos se definan, digan qué piensan y qué proponen. De este modo, funciona como un bien público para la ciudadanía.

Adicionalmente, un debate presidencial ayudaría a debilitar la matriz personalista del sistema político argentino y al fortalecimiento de los partidos en tanto se verían obligados a mostrar un programa de gobierno concreto frente a la ciudadanía.

Por último, un debate permite una mayor rendición de cuentas a futuro: es más sencillo contraponer lo hecho (o lo omitido) con las promesas. Adicionalmente, los debates presidenciales sirven a organizaciones de la sociedad civil como la nuestra para monitorear las políticas públicas que podrían aplicarse. Esto nos provee de información sobre los temas que faltan y hacia dónde debe dirigirse nuestra incidencia.

Por todo lo antedicho, creemos que la institucionalización de debates presidenciales es importante para la democracia argentina y nuestro trabajo en defensa de los derechos humanos.

2 respuesta a “Los debates, fundamentales para la transparencia”

  1. Sería imprescindible establecer la obligatoriedad de los debates como los hacen nuestros vecinos como Chile, Uruguay,Brasil además de los países centrales.

    Aquí no se acostumbra porque no hay esa cutura cívica

Comentarios cerrados.