Seguridad

La próxima gestión de gobierno deberá elaborar un diagnóstico institucional del sector lo suficientemente profundo para servir de base de un plan estratégico que aborde las diversas problemáticas. Por cierto, existe un marco suficiente de enfoques y experiencias reconocidas en nuestra región; incluso, en algunas jurisdicciones de nuestro país se avanzó en la implementación de políticas de seguridad democrática. La responsabilidad política por la seguridad tiene que asumir el desafío de plantear estrategias, programas y medidas en concordancia con los nuevos paradigmas. La oportunidad para dar un salto virtuoso en este campo es una deuda que debería convertirse, por lo menos, en compromiso de transformarlos en realidad.

 

>>Descargar el documento en PDF